Cubicaje, peso real y peso volumétrico

 

Cubicaje, peso y peso volumétrico. Vamos a hablar y aclarar hoy este concepto.

 

Me encuentro muchas veces con que hay clientes que nos hacen preguntas sobre peso. Están acostumbrados a que las empresas de transporte hablen de kilos. Y cuando hablan de kilos, todos nos aclaramos muy bien. Sin embargo, cuando el transportista te empieza a hablar de volumen, solemos perdernos.

 

Medida básica, cubicaje, peso real y peso volumétrico

 

Hay que tener siempre en cuenta una cosa muy simple. El transportista transporta kilos. Pero hay mercancías que, por sus características, pesan muy poco y abultan mucho. Imagina por ejemplo un camión tráiler. Suele tener cajas de 13.5 metros de largo. Ancho 2.45 cms y alto 2.50 cms. Esto da un cubicaje aproximado de 83 m3. Vamos a suponer que cada camión tenga un peso máximo permitido de 24 tns (toneladas). Y vamos también a suponer que, del punto A al punto B, ese transportista cobre a su cliente 875 euros. Esto da un promedio de 10.5 €/m3 o lo que es lo mismo, unos 36 €/Tn, que son 0.036 €/kg. Vamos a suponer que ese transportista lleva exactamente los 24000 kgs permitidos, a 0.036 €/kg, son aproximadamente esos 875 (decimales aparte).

 

Y aquí viene la peculiaridad del sistema. Imagina por un momento, que vas a llevar material voluminoso y de poco peso. Por ejemplo, plástico burbuja del que tenemos en Ra-pack. Abulta mucho y a lo mejor el peso real en 13.5 m3 es de 4000 kgs. Pues calcula, 4000 kgs multiplicado por 0.036 €/kg, el transportista tendría unos ingresos por ese viaje de 144 €. No le daría ni para pagar el combustible de la ruta. Por tanto, el precio por kilo, en estos casos, no es válido

 

CONCEPTOS

 

  1.        Cubicaje

 

Es el resultado de multiplicar tres dimensiones: largo x ancho x alto. Esto te da lo que cubica tu expedición. ¿Qué importancia tiene? Es la base para pasar a calcular después el precio por metro cúbico o por kilo. Estas dos medidas, sobretodo la segunda, es la que te darán para calcular el coste de tu transporte.

 

  1.        Peso real

 

No hay nada que explicar aquí. Se trata de lo que realmente pesa la mercancía a enviar. Normalmente suele ser la medida cotizada en las ofertas de transporte. X €/kg, lo multiplicas por el peso real y obtienes el coste de tu envío. Hay que decir que, normalmente, las ofertas de transporte dan este dato y suelen ponerte una anotación o unas condiciones de venta en las que explican la tasación volumétrica. Lo habitual es que te digan que esta conversión es de, por ejemplo, 133 kgs/m3. Entonces, para facturarte el envío, miran el peso real o el peso tasado. Eligen siempre el mayor de los dos.

 

  1.        Peso volumétrico

 

Ya empezamos a hablar de este concepto en el punto anterior. Consiste en transformar los kilos reales en kilos tasados. Esto ocurre, según el ejemplo que se ha expuesto, cuando la mercancía abulta mucho, pero pesa poco. En estos casos se transforma a X €/kg, ya sea peso real o tasado, el mayor de los dos. Por tanto, se trata de un concepto que debes tener muy claro siempre. Esto te dará el coste que vas a pagar por un envío. Ejemplos: en nuestra tienda online tenemos materiales que suelen transformarse, como el plástico burbuja o la espuma foam.

 

Situaciones y comentarios habituales

 

-          Me encuentro muchas veces que me llaman clientes que andan un poco despistados. Suelen estar bastante confundidos en los conceptos anteriores. E incluso hay que decir que a veces acaban que no entienden las facturas que reciben del transportista. Y esto puede llevarte a tomar decisiones erróneas. Debes tener muy claro el concepto: si tu material tiene un cierto peso, pagarás por él. Si es de volumen, deberás transformar el peso real a volumétrico y pagar por ello.

-          También se está dando la circunstancia que algunas empresas de transporte, para facilitar la operación aritmética a sus clientes, lo facilitan. Te dicen que la suma de los cuatro lados del paquete y la altura, no debe pasar de X. A partir de ese X, la factura empieza a subir. Es una buena estrategia. Lo contrario sería lo explicado en el siguiente punto.

-          ¿Y cómo calcular el cubicaje? Vamos a ver un ejemplo práctico. Supongamos una caja de cartón cuyas medidas exteriores son 40x30x20 cms. El cubicaje sería:

 

                                               40 x 30 x 20 cms

                                              -----------------------  = 0.024 m3

                                                     1000000

 

O lo que es lo mismo:

 

                                            0.40 x 0.30 x 0.20 m = 0.024 m3

                                                   

-          El tema para hacerlo correctamente está en la unidad. En el primer caso, estamos multiplicando centímetros para llegar al metro cúbico. Y en el segundo caso lo hacemos directamente con metros. Por eso no dividimos por 1000000.

-          Y en ambos casos, ese es el cubicaje a tomar. Si el precio por kilo, multiplicado por el peso real, es mayor que el cubicaje transformado a peso volumétrico, se aplicará el primer resultado. En caso de que el mayor sea el segundo, se aplicará ese valor. Siempre se aplica el mayor de los dos.

 

Conclusión

 

En el mundo del transporte los conceptos deben estar siempre muy claros. Recuerdo la primera vez que analicé una factura de una empresa de paquetería. Había cosas que eran incomprensibles si no se conocen. Eso del volumen, peso, peso volumétrico, precio por kilo. Realmente se presta a errores. Y los errores suelen costar dinero que, haciendo las cosas bien hechas, te puedes ahorrar.

 

La empresa de transporte te puede facilitar las cosas con eso de las sumas de todos los lados. Sin embargo, no suele ser así. Y otra cuestión, siempre debes tener controlados los datos de cubicaje. En las facturas pueden salir ‘errores’ que siempre van en tu contra.

 

CUBICAJE O PESO EN TUS ENVÍOS