Más conceptos sobre cajas de cartón (III)

 

Este es el tercer capítulo en el que planteamos diferentes conceptos sobre cajas de cartón.

 

En los dos últimos abordamos temas básicos como son el tipo de cartón, cómo medir una caja y la diferencia entre medida interior y exterior. Esto último es importante. Me encuentro muchas veces que alguien me pide una caja y no se ha planteado la medida. Si es exterior o interior importa porque en ello te va que tu producto quepa o no. En más de una ocasión me he encontrado con que alguien me hace un pedido. Lo recibe. Lo prueba. Y no le encaja porque no había pensado en la medida interior en lugar de la exterior. Mal asunto cunado pasa esto. La caja no sirve.

cajas de carton

 

-          Cajas a medidas vs cajas en stock

 

Aquí tenemos el tema clásico. Sin temor a equivocarme creo que a toda persona que quiera comprar una caja de cartón le gusta verla en stock. Pero es obvio que la probabilidad de que acudas a una tienda online y encuentres exactamente la medida requerida es muy baja. Por ejemplo, en Ra-pack, de cajas de canal simple tenemos más de 40 medidas diferentes. Nos cuesta mucho mantener ese stock. Ocupa un espacio importante. Y nos pasa que a veces no está lo que busca un cliente. En ese momento, cuando intentamos buscarle una solución y te das cuenta de que no la tienes, la sensación es de frustración. Sin embargo, pretender lo contrario es muy complicado.

 

-          Cantidades mínimas de producción

 

De ahí a que muchas veces nos pidan un presupuesto de cajas a medida. Pero entonces llegamos al problema cumbre. Las cantidades mínimas de producción no suelen ajustarse a las necesidades de quien pide precio. Muchas veces al día recibo solicitudes de personas que quieren que les dé precio para 15 o 20 cajas. Y me sabe mal, pero fabricar 15 o 20 cajas no es viable. Saldrían a un precio altísimo. Y el interlocutor pensaría que le tomamos el pelo. De hecho, una vez se lo intenté explicar a una persona que quería una sola caja para poner dentro una televisión y no lo quiso entender.

 

El motivo de la cantidad mínima, que merece un artículo entero de este blog, se da por diferentes razones. Por un lado debe tenerse en cuenta que cada medida de caja de cartón se fabrica con una plancha distinta. Este es otro tema que a veces cuesta de hacer entender a quien no conoce cómo se fabrican. O no conoce el proceso. Pero en primer lugar, las máquinas que ondulan el cartón no pueden, técnicamente, fabricar menos de unos metros cuadrados determinados. Y hay que dejar clara una cuestión que lleva confusión. El cartón no se compra por bobinas para después cortar, como piensan muchos. El cartón se compra en planchas. Cada plancha es una caja. Y cada caja necesita una medida de plancha determinada. En caso contrario, todas las cajas tendrían el mismo precio.

 

Por tanto, el mínimo de producción de plancha ya provoca un mínimo de cajas. Es decir, si cada plancha sirve para una caja, el pedido debe consumir todas las planchas. No podemos dejar restos de medida sin fabricar. Imagina, estimado lector, que 10 clientes en un día piden 25 unidades, pedimos el mínimo para cada una, y quedan los restos sin fabricar. En una semana deberíamos cambiar de nave porque no sabríamos dónde poner todos los restos. Es inviable.

 

-          Costes de fabricar a medida

 

Además, en segundo lugar, tenemos los costes de producción. Fabricar 25 cajas quiere decir que se debe poner a una persona como mínimo para hacer el trabajo. Si suponemos que se hace con una sola persona, ya tenemos un coste por hora de 50 € a dividir entre las 25 unidades. Por tanto, imagina, ya tenemos 2 € de coste de personal para una caja, sea cual sea. Imagina que la caja que pides es de 20 x 20 x 10. Esta caja pequeña ya tiene un coste de mano de obra de 2 €. A parte deberemos contar el coste del material, que en este caso es lo de menos, y el de transporte. Esta caja te puede salir en 2.5 o 3 €. ¿Estarías dispuesto a pagarlos? ¿A que no? Pues ya lo tienes. Es inviable.

 

Y fíjate, además, que estás pidiendo el precio de 25 unidades. Pero piensa en el ejemplo que he nombrado antes de una persona que quería una sola caja para un televisor. En ese caso, los 50 € de mano de obra serían íntegros para esa caja. Podría salir algo como 50 € de personal, 1.25 de cartón y otro euro adicional de transporte por ser una caja grande. Esa caja te podría salir por casi 55 €. Repito. ¿Lo vas a pagar? Seguro que no.

 

 

-          Impresión de la caja de cartón

 

Otro tema delicado. Yo soy el primero en recomendar cajas personalizadas. Lo he dicho en muchos otros artículos. Y aquí entiendo por personalizada, una caja con impresión. Personalizada lo puede ser también por medida. Pero me refiero a la impresión.

cajas de carton con logo

 

Vamos por partes. ¿Qué debe tenerse en cuenta para el tema costes?

 

-          Cantidad mínima.

-          Cliché.

-          Coste de tinta.

-          Materia prima.

-          Mano de obra.

-          Transporte.

 

Fíjate en todo lo que estoy nombrando. A los costes de fabricar a medida hay que añadirle el cliché y la tinta. Hay que tener en cuenta que imprimir es como fabricar a medida. Aunque yo tenga una caja neutra de 20x20x10 en stock, si alguien la quiere impresa, es una fabricación especial. Por cierto, no se cogen las cajas hechas y se les pone un sello. La impresión no funciona así. Lo digo porque también hay personas que creen que esto se hace así. Y nada más lejos de la realidad. Las cajas se imprimen al comienzo de su proceso, no cuando ya están hechas. Pero siguiendo con el ejemplo de las 25 unidades, divide unos 120 € de coste de cliché  entre 25 cajas. Ya salen unos 4.80 € por caja como coste de cliché. Añade además el coste de la tinta. ¿Estarías dispuesto a pagar esto, además de los costes anteriores? Seguro que no. Por tanto, es inviable.

 

Eso sí, para el caso de la impresión hay otras opciones. En casos de pequeñas cantidades, venimos recomendando que se usen pegatinas. Es una opción casera, pero una buena opción.

CAJAS DE CARTON DE CANAL SIMPLE

CAJAS DE CARTON DE CANAL DOBLE

BENEFICIOS DE CAJAS PERSONALIZADAS