FOAM: propiedades, usos y aplicaciones

Es uno de los grandes desconocidos del sector del embalaje y, sin embargo, uno de los productos más usados en este mercado debido a su enorme versatilidad y a sus excelentes propiedades. Hablamos de la espuma de foam en polietileno, un material de embalaje utilizado tanto en sectores pesados como la industria de la construcción y la mueblería como en otros más delicados como la electrónica, la alimentación o la cristalería. Entre muchos otros. Analizamos el porqué de su éxito.

¿Qué es el foam?

Técnicamente, llamamos foam a la espuma elaborada, fundamentalmente, a base de polietileno. Se la conoce también como espuma de célula cerrada porque está formada por una agregación de burbujas selladas entre sí que, a diferencia de la espuma de celda abierta, presenta una gran resistencia al agua. Esa característica, unida a la enorme resistencia que tiene y a sus propiedades aislantes de temperatura la convierten en el producto ideal para cualquier tipo de embalaje. 

Tanto es así que en los últimos años cada vez más sectores se han decantado por la espuma de foam como embalaje para proteger sus productos y lograr que lleguen a las manos del consumidor final en óptimas condiciones. Algunos ejemplos de sus usos:

  • Un aliado de la construcción. Se utiliza como material de relleno entre las paredes, paneles y grietas. Además, también es habitual como capa de aislante por debajo de las superficies de parquet o suelo laminado.
  • Un acolchado confortable. En la mueblería se usa como relleno de acolchado en sofás y sillas.
  • Envases de ‘take away’. Es un aliado de la restauración del take away, que utiliza envases de distintos tipos y tamaños hechos de este material, desde platos de hasta tapas para el café.
  • Comodidad y descanso para los pies. Dada su durabilidad, ligereza y capacidad como aislante térmico, cada vez es más popular su uso en suelas y componentes superiores del calzado.
  • La mejor pintura para barcos. Hay pinturas cuyo principio activo es la espuma foam. Se utilizan fundamentalmente en la industria marina para la pintura de barcos y botes, debido a que ofrece mayor resistencia al agua que otras pinturas y que proporciona un acabado muy similar al de los automóviles.

Ventajas de la espuma foam para el embalaje

Que la espuma de polietileno se fabrique en gran cantidad de formatos y esté presente en los principales sectores productivos no es casualidad. Las virtudes del foam y su enorme versatilidad para el embalaje de productos han ido conquistando cada vez más sectores. Analizamos algunas de las principales ventajas de usar la espuma de foam.

  • Versatilidad. Con toda probabilidad, las principales virtudes del foam son su resistencia y la enorme versatilidad que proporciona. Es un material totalmente polifacético que se adapta a cualquier tipo de producto.
  • Resistencia. Si bien se trata de un material ligero, la espuma de foam proporciona una gran resistencia. Sin duda, un valor determinante cuando lo que se busca es dar protección a distintas formas de embalaje.
  • Seguridad. Derivado justamente de la resistencia, el foam constituye una excelente protección gracias a su capacidad para absorber cualquier tipo de impacto sin dejar que el producto embalado sufra el menor daño.
  • Antimicrobiano y atóxico. El foam inhibe el crecimiento de bacterias y moho, por lo que es considerado un antimicrobiano. A su vez, está elaborado con materiales que no resultan nocivos para la salud ni contaminan con olor a los productos que estaban protegiendo.
  • Ligereza. De nuevo, su gran versatilidad y el hecho de que puede fabricarse en bobina con gruesos que van desde 1mm hasta 10 mm lo convierte en un material muy ligero. Suave y agradable al tacto.
  • Aislamiento. Se utiliza a menudo en el sector de la construcción por su absorbencia acústico. En ese sentido, permite crear productos frágiles que necesitan estar a salvo de vibraciones. A su vez, el foam es un excelente aislante térmico por lo que se utiliza también para artículos relacionados con la alimentación o la salud que necesitan preservar una óptima temperatura.
  • Ni abrasivo ni corrosivo. El foam es un material suave y acolchado, pensado para proteger productos de enorme fragilidad como piezas de cristal o artesanía. Además, no resulta abrasivo, así que es ideal también para las superficies más delicadas.
  • Reciclable. El foam es totalmente reciclable.

La Bobina de foam, el embalaje más completo

Entre todos los productos usados para el embalaje de productos destaca la bobina de foam por aunar todas las ventajas del uso de este material como embalaje.

Se trata un film de espuma de baja densidad, ideal para la protección contra impactos y ralladuras de productos y superficies delicadas que, además, garantiza protección ante las posibles vibraciones y golpes que podrían generarse durante el transporte de los productos.  En gran medida porque se trata de un material flexible, ligero y agradable al tacto que resulta muy fácil de manipular, pero también porque debido a su enorme versatilidad puede adaptarse a la forma de  cualquier objeto.